Press "Enter" to skip to content

Los beneficios de aceptar tus errores

En la vida empresarial se nos suele decir que el error y el fallo no son una opción… Sin embargo, al desestimar la posibilidad de equivocarnos y de fracasar, dejamos de lado un gran aprendizaje. Y es que en términos profesionales nada nos enseña tanto como fracasar. Con esto no te decimos que de aquí en más fracases, sino que reconozcas que existe la posibilidad de que en tus proyectos y rutinas, puede haber sitio para el fallo.

La importancia de aceptar el fallo

Es un hecho que nuestro cerebro tiende a los grandes planes y los grandes sueños… pero no a materializarlos si no le enseñamos el arte de tomar decisiones. Si no creamos escenarios alternativos, no sabremos proyectarnos adecuadamente al futuro.

Si nos creemos personas infalibles, asumiremos que toda decisión que tomaremos será la adecuada.

Si ante un problema determinado consideramos que al tomar el camino A podemos tener éxito en el futuro, debemos pensar que es posible que en ese camino algo salga mal, y entonces debemos diseñar una alternativa B.

¿Pensar en el propio fracaso es una forma de autosabotearse? No: es una forma de crear itinerarios en los que contemplamos las herramientas y las etapas que hemos de usar en el futuro… y si son las correctas o deberíamos hacer acopio de otras.

Reconocer los errores rápidamente

Con muchos errores otros lo ven antes que nosotros. A menudo sobresalen como un pulgar dolorido. Recordar este hecho me ayuda a reconocer los errores antes. No hay manera de que los que están a mi alrededor olviden o ignoren lo que reconocen como un error. Al dar un paso al frente y decir que me equivoqué, puedo aferrarme a la confianza y el respeto de los que me rodean. Ambas cosas son críticas en mi vida personal y profesional.

Uno de los trabajos de un CEO es contratar un gran equipo de gestión. Hace años estaba trabajando para desempeñar un papel importante. Entrevisté a muchos candidatos y finalmente encontré uno excelente. Vino muy recomendado y todos en el equipo pensaron que era genial.

De manera que puedes ser infalible… siempre que antes te des un paseo mental por los páramos del fracaso.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *